Cuidado de los Lentes de Contacto

  • Siempre lave sus manos con agua y jabón antes de colocar o retirar sus lentes de contacto. Asegúrese de no utilizar jabones cremosos y al finalizar secar sus manos con una toalla que no deje residuos como pelusa en sus manos.

  • Limpie cuidadosa y regularmente los lentes de contacto, siguiendo las instrucciones de su oftalmólogo u optometrista. En caso de que se lo hayan indicado frote los lentes de contacto con las yemas de sus dedos y enjuáguelos antes de remojarlos por la noche en solución multipropósito para cubrir perfectamente los lentes.

  • Conserve sus lentes de contacto en un estuche y realice el reemplazo de éste cada 30 días. Limpie el estuche después de cada uso, manténgalo abierto y seco entre una limpieza y otra.

  • Use únicamente el producto recomendado por su oftalmólogo u optometrista para limpiar y desinfectar sus lentes de contacto. Las gotas humectantes y otras soluciones salinas no están diseñadas para desinfectar sus lentes.

  • Utilice únicamente solución nueva para limpiar y conservar sus lentes de contacto.

  • Nunca vuelva a utilizar solución que ya había sido utilizada. La solución de lentes de contacto debe reemplazarse según las indicaciones del fabricante, incluso cuando usted no utilice sus lentes de contacto a diario.

  • Bajo ninguna circunstancia coloque sus lentes de contacto en la boca o trata de humedecer los mismos con saliva, las bacterias que tenemos en la boca pueden causar una infección en sus ojos.

  • No utilice soluciones no aprobadas ni agua de la llave debido a que estas contienen una gran variedad de bacterias.

Realice el reemplazo de sus lentes de contacto conforme las especificaciones de cada producto y/o siga las recomendaciones del oftalmólogo u optometrista